Patrimonio Histórico>Iglesia y Convento de La Merced> Historia

  • La iglesia de La Merced fue la primera que se construyó en Quito, tras la fundación de la ciudad. Foto: Archivo/ EL COMERCIO
  • En el retablo principal de La Merced está ubicada la imagen de la Virgen del mismo nombre, quien es considerada como la patrona de los militares. Foto: Archivo/ EL COMERCIO
  • La cúpula que se alza en la nave central de la iglesia cuenta con imágenes de los santos nacionales, en cuadros en forma de medallones. Foto: Archivo/ EL COMERCIO
  • Ocho cuadros de los arcángeles rodean la sacristía de La Merced. Las grandes obras son de la autoría de Víctor Mideros. Foto: Archivo/ EL COMERCIO
  • En el patio central del convento está la figura de Neptuno sobre una pileta octagonal de andesita. El lugar mantiene el ladrillado original con el que fue construido en 1656. Foto: Archivo/ EL COMERCIO
  • La biblioteca, dentro del convento, tiene 22 mil libros y 5 mil revistas repartidos alrededor de los dos pisos. Foto: Archivo/ EL COMERCIO
  • Las cúpulas de la iglesia de La Merced sobresalen entre las antiguas casas del centro de Quito. Foto: Archivo/ EL COMERCIO
Sugerencias quito@elcomercio.com

Este lugar en

Noticias relacionadas

Calle Mejia OE6-111 y Cuenca
HORARIOS
Lunes a viernes de 08:00 - 12:00 y 14:00 - 16:00

La Merced resistió todos los terremotos

Tan antiguo como la mayoría de claustros y conventos quiteños, el conjunto monumental de La Merced contribuye con piezas originales al patrimonio de la capital. Bastan tres ejemplos: en su torre de 47 metros, de motivos moriscos, hay un reloj inglés, de luna negra, de 1817; allí, empotrada, existe una colosal campana de 2 m de alto y 2 m de diámetro; y el altar mayor de pan de oro -en el que habita la Virgen de La Merced- atribuido a Bernardo de Legarda.

Cada 24 de septiembre, día de las Mercedes, es un día especial en el convento, localizado en las calles Cuenca, entre Chile y Mejía. Son infaltables los rezos, las flores, las serenatas y el vino en honor a la patrona de las Fuerzas Armadas (a los costados del altar se aprecian pendones de las tres ramas militares).

Según datos difundidos por la Orden mercedaria, la primera iglesia que recibió el nombre de La Merced fue la edificada en 1249, en Barcelona. En el templo quiteño, la placa colocada en la fachada, señala que fue construida en el siglo XVII por el alarife mayor José Ortiz.

El monumento que admira la gente en estos días no se parece en nada al humilde de finales del siglo XVI: la añeja edificación de muros de piedra o de barro con techo de paja fue reemplazada con obras para completar el edificio del convento y la nueva iglesia, vecina a la capilla del conquistador Diego de Sandoval, que todavía se conserva.

Poco a poco avanzaron las obras por la falta recursos. Finalmente la iglesia fue concluida en 1627 y el convento en 1648. También el claustro alto y bajo de arquería, pilares de piedra, de cal y canto, el refectorio y los cuatro bellos retablos del claustro principal. El convento ha resistido temblores y erupciones. La gente cree que la Virgen lo ha salvado (ver anécdotas).

La segunda fase que se hizo: artesonados, bóvedas de las celdas y segundo claustro. Al fin, en 1736, la iglesia fue concluida. La cúpula de media naranja  sobre el crucero, cubierta de tejuelos verdes, es atractiva y vistosa.

En la decoración del templo, que siguió el diseño de La Compañía de Jesús, se aprecia un decorado de yeso con motivos florales sobre un elegante fondo de tono salmón.

En dos pisos, el convento levantó los dos claustros. El primero tiene un amplio patio (29 m por lado), engalanado con una de las fuentes de piedra más bellas de Quito: la de Neptuno, en forma de octaedro. Está rodeado por grandes arcos de medio punto. Los arcos del segundo piso tienen la mitad del ancho que los del inferior.

El museo religioso, fundado en los años cuarenta, es otro de los atractivos. En los noventa, el entorno, con la plaza de la calle Chile, fue invadido por las ventas ambulantes. En los primeros años del 2000, durante la alcaldía de Paco Moncayo, el lugar se rehabilitó y ganó la ciudad, pues resucitó el esplendor, en especial en la noche mediante la iluminación de este magnífico monumento quiteño.

 

anÉcdotas

Anécdota de la Iglesia de La Merced

Los fieles aseguran que La Virgen de La Merced cuida la edificación. El sismo de 1987 afectó la iglesia y la torre.

tesoros

Tesoro de la Iglesia de La Merced

La Merced tiene una colección de piezas de arte religioso. Una de las piezas clave es La Virgen María con el Niño y San Juan Bautista.

 

Creditos de Contenido y Diseño


Idea original y edición: Marcos Vaca Morales
Fotografía y video: Diego Pallero
Multimedia: Carlos Espinosa
Periodistas: Richard Cortez, Byron Rodríguez Vásconez, Mayra Capón, Andrés García, Ana Guerrero, Evelyn Jácome, Mónica Jara, Viviana Macías, Jean Pierre Ospina, Mayra Pacheco, Fernanda Salvador
Edición de video: Javier Flores
Editor de Infografía: Glauber Guerra
Infografías: Joe Alvear, Verónica Jarrín, José Chanatásig, Pablo Parra y Xavier Estrada
3D: Germán Jácome y Pablo Guamán
Ilustraciones: Jorge Cevallos
Diseño Web de Infografías: Miguel Rivas, Julio Arteaga, Mabel Bastidas
Programación de Infografías: Fernando Torres
Maquetación y Desarrollo Web: Raúl Chauvin, Wendy Fiallos, Marcelo Aguilera, Pablo Reyes