Patrimonio Contemporáneo> Farra Quiteña

Historia de las farras quiteñas

A pesar del frío de las noches de Quito, los habitantes de la capital se divierten sin importar las circunstancias. Foto: EL COMERCIO

Quito se 'enciende' por las noches

La vida nocturna de Quito posee muchos contrastes y variadas formas se hacen presente en esta ciudad por la noche. Algunos ecuatorianos se sorprenden al saber todo lo que sucede luego de los horarios de trabajo en su propia ciudad. Los turistas siempre se sorprenden por la cantidad de barras, clubes y conciertos que hay en la capital. Quizás no sea el hogar del tango, del merengue ni de la salsa, pero los quiteños se dan modos para darle vida a las noches de la ciudad.

El mayor movimiento se concentra en la zona de La Mariscal, especialmente en la Plaza Foch y sus calles aledañas como la Calama. Se puede decir que este espacio es el centro del barrio La Mariscal, no tanto por su ubicación sino porque en esta plaza confluye y circula toda la gente que busca diversión por aquel sector, uno de los más concurridos cuando de fiesta, diversión y entretenimiento se trata. Aquí hay gran cantidad de bares, discotecas y restaurantes. La tarde es el inicio de actividades en esta área en donde se puede compartir buena comida y bebidas mientras se espera la noche para visitar las discotecas del sector.

'La previa' es una oportunidad para encontrarse con los amigos y tomar cocteles y cervezas. Así se organiza el resto de la noche y los siguientes destinos. Para estos momentos hay lugares donde se ofrecen variadas bebidas, entretenimiento como música en vivo y comida. Uno de ellos es el Azuca. Aquí los clientes ‘calientan’ antes de la farra en una discoteca. Darío Izquierdo y Daniela Cedeño son compañeros de la oficina y acuden con frecuencia a este lugar, para ellos es entretenido y también es el punto de encuentro con los demás amigos. “La farra empieza a partir de las 23:00 y hasta eso nos tomamos algo antes de ir”.

Los farreros de Quito cuentan con varias opciones para el entretenimiento en algunos sectores de la ciudad. La vida nocturna de la capital también se traslada a los sectores de las avenidas González Suárez y República. No solo el baile de las discotecas de moda atrae la atención de los jóvenes. El karaoke ha tenido un crecimiento desde los últimos cinco años. 

Pablo Roldán, sociólogo, cuenta que los quiteños ya perdieron la vergüenza. El cantar, especialmente las canciones del recuerdo, aunque no sean los más afinados, libera mucha energía que se acumula durante el día. Las personas se liberan a través de esta actividad pero el ambiente es muy importante. “Antes estos espacios eran oscuros y no muy atractivos. Pero lo que se ofrece en la ciudad actualmente atrae a muchas personas de clase media y alta”.

Las famosas fiestas de Quito han dejado huella durante todo el año. No solo en diciembre se puede ‘farrear’ en una chiva. Ahora para llegar a una discoteca se llega farreando antes en la chiva. Las personas alquilan estos vehículos para sus amigos y recorrer Quito con baile, música, luces y ambiente.

Para los especialistas farreros hay lugares temáticos y para el estado de ánimo del día. Discotecas de salsa con años de tradición como el Mayo 68, música de moda en el Bipolar, artistas en vivo que ofrecen canciones alternativas y donde el baile cierra la noche como La Estación.

Si bien las noches en Quito conllevan la temperatura un poco más baja que en la mayoría de ciudades latinoamericanas, eso no significa que sus habitantes y visitantes solamente tienen que abrigarse. Las mejores galas se lucen en los exteriores de los bares. La alegría de los quiteños no descansa, la energía envuelve la ciudad con voces que cantan con el corazón enamorado o ‘despechado’ pero con pasión. Bailes que retumban los espacios de luces intermitentes de colores y compartiendo una bebida con los ‘panas’ a la voz de ¡salud!

anÉcdotas

Anécdota de las farras quiteñas

Mao Rivera cuenta anécdotas de la discoteca Mayo 68, que actualmente es la más antigua de Quito.

tesoros

Swing Mesón Cultural 20 años junto a los quiteños

Uno de los tesoros de la farra quiteña son sus bares temáticos, entre ellos el Swing, que ofrece un ambiente íntimamente ligado con la música.

 

Creditos de Contenido y Diseño


Idea original y edición: Marcos Vaca Morales
Fotografía y video: Diego Pallero
Multimedia: Carlos Espinosa
Periodistas: Richard Cortez, Byron Rodríguez Vásconez, Mayra Capón, Andrés García, Ana Guerrero, Evelyn Jácome, Mónica Jara, Viviana Macías, Jean Pierre Ospina, Mayra Pacheco, Fernanda Salvador
Edición de video: Javier Flores
Editor de Infografía: Glauber Guerra
Infografías: Joe Alvear, Verónica Jarrín, José Chanatásig, Pablo Parra y Xavier Estrada
3D: Germán Jácome y Pablo Guamán
Ilustraciones: Jorge Cevallos
Diseño Web de Infografías: Miguel Rivas, Julio Arteaga, Mabel Bastidas
Programación de Infografías: Fernando Torres
Maquetación y Desarrollo Web: Raúl Chauvin, Wendy Fiallos, Marcelo Aguilera, Pablo Reyes